Actualmente todo ya es inteligente, hasta el guardarropa. Pero, ¿qué es un guardarropa, o que son las compras inteligentes? Todo aquel que uno programa de forma funcional, es aquel que responde a todas tus necesidades y se adapta a cada objetivo específico.

Hay criterios básicos para armar un algoritmo: «conjunto ordenado de operaciones sistemáticas que permite hacer un cálculo y hallar la solución de un tipo de problemas».

La propuesta es seleccionar en cada temporada las opciones básicas, prácticas y a partir de ahí, armar conjuntos intercambiables.

De mano de la asesora de imagen con quien has identificado tu forma de cuerpo, a través del test has encontrado tu estilo natural y con la colorimetría ya sabemos si sos cálida o fría, con esos datos ya tenemos el 80 % de información que requerimos para realizar compras inteligentes y armar un guardarropa útil.

Ahora realizamos una estadística de la mayor cantidad de tiempo que pasamos en cada actividad que tenemos:

  • Ambiente corporativo o profesional: Ejemplo: 5 días a la semana, se calcula 60
  • Casual : ropa de calle, practica y cómoda, 10 %
  • Informal : ropa de finde semana donde se busca descansar y estar relajada, 10%
  • Social o especial : mujeres con mucha actividad social, 10 %
  • Ropa deportiva: 10 %

Por lo tanto esa será la cantidad de prendas organizadas según importancia al abrir tu guardarropa.

Antes de organizar basándonos en estos datos deberás limpiar y actualizar lo que ya tenías.

Contarás con tres canastos o cajas, algunos colores de “post it”, un rico jugo, música y mucha paciencia. Sacarás una a una las prendas de tu conflictivo guardarropa y te probarás una a una haciéndote 3 preguntas: ¿Va con mi morfología? ¿Va con mi estilo? ¿El color corresponde a mi paleta?

· Si la respuesta es positiva, colocamos en la caja número 1 donde va a estar escrito «SIGUE en PIE» en un post it de tu color favorito.

· Si la prenda responde negativo a las primeras preguntas y la ropa está vieja, ajada o con mucho uso ira a la canasta 2 donde estará escrito «REGALAR» en un post it del color de tu elección.

· Si la prenda responde en positivo a las preguntas pero necesita arreglos o modificaciones va a la caja 3 o a REFACCIÓN escrito en el post it que prefieras .

Sin muchas vueltas te pondrás a despedirte de la caja 2, irás a la modista con la caja 3 y la caja 1 formará parte de tu nuevo e inteligente guardarropa.

Prendas que sí merecen seguir en carrera: una clásica, una de autor, una vintage, capaz una herencia de la abuela.

Este trabajo continuara cuando lleguen las prendas refaccionadas, un último paso será realizar una lista de «lo que falta».

Con esa lista basada en los criterios expuestos anteriormente: morfología, estilo, colorimetría y calculando tu % de actividades sabrás exactamente que Si y que NO. Y ya no serás presa fácil de las vendedoras.

Las 5C a tener en cuenta al realizar las compras inteligentes y así evitar el abanico de tentaciones


Prendas clásicas, buenos cortes y el calce adecuado.

Clásico: Invertir en una prenda clásica que podrás tener años impecable. Las prendas temporales se desechan cada vez más rápido, y se vuelen muy populares, no vale la pena gastar.

Calce: que caiga perfecto a tus pies, que puedas moverte y estar cómoda. Por más lindo que sea un zapato si estás incomoda se nota en el rostro y a la larga lo descartarás.

Color: ¿Esa prenda te luce porque forma parte de tu paleta de colores? Pues bienvenida.

Corte: Ya conoces tu cuerpo, los escotes y líneas que te lucen mejor. ¿Dudas? Sácate una foto de varias poses y verás. La foto no miente.

Costo, calidad: A veces una buena marca no significa buena calidad. Detalles a observar: ruedos, fijación de los botones, costuras internas, caída de la tela. Lee bien la etiqueta con indicaciones. Compara un M con un L a veces no hay diferencia de medidas eso es una señal. El algodón, la seda, la lana y el lino son tejidos naturales, son los de mejor calidad, requieren mucho cuidado. Pero son eternos.

El objetivo de esta sección es la conciencia que aplicamos a la hora de invertir en nuestras prendas. Cada una envía un mensaje y una información. Las prendas que no me suman me restan. Preferible poco de buena calidad que mucho de cualquiera.

El conocimiento da criterio, opinión y decisión. A partir de este trabajo sabrás comprar y armar tu guardarropa útil e inteligente y nunca más te arrepentirás de haber comprado por impulso o por exigencias de la moda.