La A del abecedario de la asesoría de imagen es la morfología. La identificación de las diferentes formas de cuerpos. Somos únicas e irrepetibles, las personas no estamos hechas en serie. Por lo tanto de las próximas cinco formas de cuerpo que te vamos a explicar es probable que reconozcas solamente dos.

Antes que nada, debes pararte frente a un espejo de cuerpo completo; piernas juntas, espalda recta y con una cinta métrica medir el busto, cintura y cadera.

Una vez que sabemos nuestras medidas, debemos averiguar cuál de estas es la de mayor diámetro, esa será tu “zona a disimular”. Por otro lado, la zona más angosta o reducida es tu “zona a destacar”.

La mayoría de las latinas tienen un cuerpo curvilíneo, típico de la fémina humana. Generalmente, la mayoría preferiría estilizar y tener una altura mayor, por lo tanto, es lo que buscamos lograr a la hora de entender nuestro cuerpos.

Cuerpo pera o triángulo

Se distingue entre las mujeres que tienen la zona de las caderas mucho más anchas que las otras medidas. Generalmente la zona superior es de menor diámetro con poco busto y hombros.

Aquí el objetivo se da a través de la ilusión óptica. Utilicen prendas que estilicen su zona a disimular, también pueden utilizar prendas que resalten su zona a destacar.

Por ejemplo, en la zona superior está permitido utilizar volados, hombreras, brillos estampados grandes, cuellos a la base, tejidos rígidos y toda la ornamentación que deseen utilizar.

Sin embargo, en la zona inferior -que es la zona a disimular-, utilizarán telas opacas, oscuras y lisas.

Evitar pliegues, plisados, volados, bolsillos y telas rígidas. También los chupines o leggins que dejan expuestas en forma burda las caderas, aunque te coloques una prenda grande y suelta. Ya que estarías aplicando un efecto de Chupetín.

Triángulo invertido

Es la mujer que tiene hombros amplios o mucho busto. Aunque den un toque de sensualidad, tienen cierta incomodidad a la hora de elegir prendas. Esa sería su zona a disimular, y la zona inferior es la más diminuta, por lo tanto es la parte que va a destacar.

Aquí harán lo inverso al cuerpo anterior; Destacar, cargar, lucir la zona inferior y por último, disimular la zona superior.

Por ejemplo, zona a disimular y zona de busto. Todos los escotes deben ser en V o U profundo. Evitar cuello bote, a la base o strapless. Recuerden que la líneas horizontales ensanchan esa zona, en cambio las líneas en V o verticales estilizan.

Collares largos que estiren al visual pero no debe sobrepasara la zona del esternón.

El cuerpo rectangular

Es un cuerpo que no presenta demasiada diferencia de medidas, prácticamente las mismas. En este caso, la modelo debe utilizar volumen en la zona de hombros y en la zona de cadera ajustando siempre la cintura. Evitar los kimonos y las túnicas sueltas.

La mujer del cuerpo 8 o reloj de arena

Es la envidada por el resto y me incluyo.

Posee las proporciones perfectas, son 30 cm los que seperan de busto

cintura y cadera cintura.

Simplemente ella tiene tarjeta verde para usar lo que más le guste ya que su cuerpo está en equilibrio y armonía. Claro que debe prestar mucha atención a no usar prendas muy justas ya que eso no envía mensaje positivo al menos en el ámbito profesional.

La mujer redondita o manzana

Se destaca por tener el diámetro del abdomen como el más grande, también mucho busto y a veces cuello corto.

Muchas mujeres cometen el grave error de ajustar apretar o comprimir esa zona con corset o fajas y tiene un efecto negativo ya que por algún otro lado sale lo que se presionó.

Lo ideal para este tipo de cuerpo es entallar sin ajustar, dar volumen o bordados en zonas que se alejen del abdomen y busto. Por ejemplo, en mangas amplias con apliques, en los ruedos. Usar siempre tejidos con movimientos y languidez nada rígido. Evitar estampados grandes y telas con brillos.

Al fin y al cabo, el secreto está en conocer nuestra morfología para así tener opción y decisión.